Programa Nacional Agroindustria 
y Valor Agregado – Proyecto Integrador 
Procesos Tecnológicos para Agregar 
Valor en Origen en forma Sustentable
Buscar    

Publicaciones --> Informes Técnicos

Categoría: Maquinaria

Adopción de Tecnología en el Sector Agropecuario Argentino en los últimos 28 años




  Autor: Ing. Agr. M Sc. Mario Bragachini. Técnico Asociado INTA Sede EEA Manfredi, Cordoba. 
Especialista en Mecanización Agrícola y Agroindustria.

La adopción de las diferentes tecnologías agropecuaria en Argentinas se resume en un cuadro publicado hace unos años por INTA Agricultura de Precisión; está claro que no están todas y que puede ser discutido por ser recopilación bibliográficad e diferentes fuentes e informante calificados, siendo muy difícil unificar criterios sobre cuándo una tecnóloga es considerada adoptada por el sistema agropecuario. El cuadro es el siguiente:

Analizando a través del tiempo, hay coincidencias que una década importante de adopción fue 1997 al 2008, años que coinciden con la crisis económica del 2001, los posteriores fueron años importantes para el campo en lo económico que repercutió en la adopción tecnológica por buenos precios de los commodities. En ese periodo la producción granaria avanzó de 50 a casi 100 M/t con un incremento muy importante en lo económico exportable dado que el cultivo que más creció en área, producción/exportación fue la soja con mucho mayor precio unitario que el promedio de los granos, además la soja se exportaba casi toda como harina, aceite y biodiesel (el mundo en esa época descubría el consumo de la proteína de soja para diferentes usos pecuarios, ictícola, alimenticios indirectos). Ese cambio incremento los ingresos para el Estado y también para la agroindustria y productores, dejando renta reinvertirles, mucha de ellas en nuevas tecnologías.  
La soja fue en esa época el cultivo estrella, en el año 1997 había solo un área de soja de 3,5 M /ha, para llegar hace unos años a casi 21 M/has y una producción muy cercana a los 60 M/t. valuada casi en más de 25.000 M/U$S, muy lejos de los 18.000 M/U$U que se esperan en esta próxima campaña 2018/19. Se puede discutir si el crecimiento de la soja, fue desmedido e insustentable por sustituir áreas ganaderas y forestales y haber favorecido el monocultivo con un solo cultivo por año con bajo consumo de agua (650 mm) con barbecho desnudo y largo (7 meses) lo que provoca nulo consumo de agua y ascenso de napas cuenca abajo, favoreciendo inundaciones en año niño, también se puede discutir si el monocultivo de soja posibilito el desarrollo de sistemas productivos insustentables como los pooles de siembra que al tener cero compromiso local (ni pertenencia, ni tampoco pertinencia), contribuyendo negativamente en el desarrollo regional y territorial en campos pampeano y extra pampeano hoy sin gente radicada. Se reconoce el error años posteriores y por diferentes factores los pooles desaparecieron entre ello por su propia ineficiencia productiva, la productividad comparativa se degrado por monocultivo y también por la quita de subsidio como por ejemplo la ventaja impositiva de los fidecomisos, en Argentina los pooles tienen una mala imagen, no así los grandes productores diversificados con máquinas propias o contratada, instalados en una región determinada con base física y empleo genuino que se los considera muy positivo. Lo indiscutible es que la soja aportó mucha tecnología y renta al país y al sector permitiendo superar parte de la crisis económica del 2001 y además generó adopción tecnológica hasta el punto de producir soja de manera más competitiva que Brasil y EEUU. Argentina produjo y produce soja con el menor costo del mundo, siendo un cultivo muy rentable por ser uno los de mayor adopción tecnológica, cosa que está cambiando negativamente en los últimos años, por malezas resistentes y el incremento dolarizado del costo argentino de servicio y energía. Referente a la adopción de tecnología de mecanización agrícola, el desarrollo del sistema de contratismo de servicio de siembra, pulverización, cosecha y embolsado de grano y forraje picado para silaje, heno de forraje y ahora ultimo la distribución de fertilizante químico y orgánicos que en Argentina en más de un 65 % en promedio lo hacen prestadores de servicio especializados han permitido bajar costos. Los contratista por alto uso anual de los equipos bajan la amortización por ausencia de costo por obsolescencia tecnológica ya que a los 5 años cambian sus máquinas por nuevos equipos de ultimas generación, entregando usadas con muchas horas pero reparadas y útiles por 5 años más, que por ser todavía tecnológicamente útiles conservan un 50% de su valor de nuevo, esto ha permitido a productores inclusive pequeños de la agricultura y ganadería argentina usar maquinas muy nuevas y tecnológicamente actualizadas a un costo por hectárea muy ventajoso manejado por RR.HH. muy especializado para maquinas inteligentes que ofrece el Contratista.

  

 

Autor: 
Ing. Agr. M Sc. Mario Bragachini. Técnico Asociado INTA Sede EEA Manfredi, Cordoba. 
Especialista en Mecanización Agrícola y Agroindustria.
 

Consultas a Profesionales del PRECOP

    

Redes Sociales
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
INTA Agroindustria
 

 

INTA EEA Manfredi. Ruta Nac. 9, km. 636. (5988) Manfredi, Córdoba. TE: (03572) 493039 / 493053 / 493058 int. 133
E-mail: eeamanfredi.agroind@inta.gob.ar - eeamanfredi.ap@inta.gob.ar 

:: Mapa del Sitio ::